sábado, 27 de octubre de 2012

RESPUESTA A FRANCESCU-MICHELI

Mi muy querido François-Michel:
Sobre Córcega, estoy de acuerdo completamente contigo. Sabes cuánto me gusta esa tierra y que tengo buenos amigos.
Pero sobre ciertas cosas que aventuras con respecto a Cataluña, albergo ciertas dudas. Te aseguro que el resto de la nación - ni incluso sus políticos en general - insultan a los catalanes. Claro que hay alimañas, incultos y aprovechados,que como sí estuviera marcado a fuego en nuestros genes españoles, a la primera de cambio empuñan el hacha de Puerto Urraco. Pero no es un sentimiento generalizado, como no lo es el separatismo en Cataluña. Otra cosa es discutir los zafios principios del Nacionalismo, sobre todo cuando éste muestra sus colmillos más agresivos y excluyentes. Las " vilezas " al que se las he escuchado es al señor Mas y a los iluminados de ERC y demás compinches de la Ruina. A Rajoy, si puede acusársele de algo es de pusilánime y no saber con quien se la juega ni por dónde va, como le pasa con la Economía. 
Te aseguro que no siento "rabia" por este triste panorama. Hace ya mucho que me alejé, como sabes, de este paisanaje de Caínes, y desde luego jamás me uniría a " cruzada alguna " . Por Cataluña, a la que tanto amo - parte de mi vida y algunos de mis maestros me unen a Barcelona-, me entristece que la ciudad que yo contemplé como la mejor de España en su cosmopolitismo y apasionamiento cultural, se haya convertido en una mortecina ciudad provinciana.
En lo que sí disiento absolutamente de ti es en tu apreciación del Socialismo. Eso de que son "buenos dialogantes" . Desde su fundación por aquel energúmeno de escasa inteligencia que fue Pablo Iglesias, créeme que sus más fieles interlocutores han sido siempre la Traición, la Violencia y la Corrupción. No se han detenido jamás ni ante la guerra civil, que no dudaron en desencadenar ya en 1934.
Mi querido François-Michel, ya sé que en esto último no termináremos jamás de llegar a un acuerdo. Pero afortunadamente tu y yo somos civilizados y jamás una conjetura ideológica nos ha estropeado un buen vino, ni la apreciación de un libro notable o la belleza de una mujer.
Un abrazo fuerte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada