miércoles, 4 de julio de 2012

RECONVERSION III ( Respuesta a Martinez Abarca)

Querido Martínez-Abarca: Me alegra mucho ver que te ha interesado mi blog. No me extraña, porque tú y yo hemos estado casi siempre de acuerdo sobre tantas cosas; entre otras - y no tenía nada de engreimiento por tu parte, sino de experiencia literaria - que eres una de las mejores plumas del periodismo español. Pero hay un par de consideraciones en tu respuesta a mi blog, que sí me gustaría afinar: 1º - No existe el Neoliberalismo. Es un concepto que inventaron los necios - necios malintencionados, obviamente - para desdibujar precisamente el hecho de que los desvaríos intelectuales de nuestra época proceden del pensamiento de lzquierda: cualquiera de las lzquierdas, desde la que lleva en las manos la sangre de más de cien millones de asesinados (quiero decir, los comunistas) a la más tibia que se contenta con el disfraz verdoso de su propia ignorancia. No existe el Neo-Liberalismo como no existe la neohomosexualidad ni la neopoesía ni siquiera la neopescasubmarina. 2º - El verdadero Liberalismo - me refiero, para entendernos, a su discurso más actual, de Von Mises a Popper o Hayek, incluso a los Friedman - no ha gobernado y por lo tanto poco ha podido tener que ver con los desastres infligidos a la Humanidad por otras ideologías perversas. En algún momento ciertos políticos han podido dejarse aconsejar un poco por este Liberalismo, escasos momentos en que se ha moderado la catástrofe (pienso en Reagan, en mi admirada señora Thatcher), pero medita, querido Abarca, en que no se trata tanto de ideología como de una manera de ver y entender el mundo y las relaciones de los seres humanos en Libertad. Los viejos liberales - lo que podríamos definir mucho mejor como "old Whig" son, a mi entender, la única posibilidad - su ejemplo y sus reflexiones - de una sociedad "habitable", libre, con tendencia a prosperar, respetuosa de la Ley y con defensas contra la intolerancia, la miseria y la indigencia intelectual. Todo esto exige una exposición más larga y pormenorizada, que no tiene espacio en un Blog. Pero sé que tú me entiendes perfectamente. Cuando hablemos de la ruina de nuestra sociedad, económica, moral e intelectualmente, recuerda que de un lado - el de los devastadores - estaría todo ese conglomerado que puede ir de la Izquierda más radical a la doctrina social de la Iglesia Católica; el prêt-à-penser tan querido a nuestros centros de Enseñanza, intelligentsia a sueldo y los trileros que gobiernan mires a donde mires. Del otro estaríamos cuatro gatos que,saben que seguramente sus ideas nunca verán la Luz, pero que al menos quieren vivir y morir sin sentirse avergonzados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada