sábado, 19 de mayo de 2012

CONTRA LOS MINISTERIOS DE CULTURA III


Cuando me refería a la necesaria desaparición de los ministerios de Cultura, no hablaba solamente de los organismos digamos nacionales (en España, no muy importante ya; en Francia sí, y su labor de destrucción, confusión y lo que Fumaroli llama tan acertadamente Barnumización es devastadora), sino empezando por los ayuntamientos. Toda intervención que no se deba al deseo privado de alentar a este o aquel artista, o de comprar sus obras, o mantener bibliotecas o museos, o teatros, o lo que sea; todo lo que no sea mecenazgo privado no conduce sino a la degradación del Arte y la Literatura.
Evidentemente, hablo de una sociedad en la que el dinero - consecuencia de unos impuestos mínimos y sobre todo, indirectos - estaría en el bolsillo de la gente y no en las manos, casi siempre sucias, como sus cabezas, del gobierno que sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada