viernes, 18 de mayo de 2012

ALGO SOBRE LA HISTORIA


Sobre lo que dices, Ami, de que no se aprende de la Historia. Bueno... quizás no es exactamente eso: Sí, aprendemos. Aprendemos cómo hemos sido y cómo somos, los abismos del ser humano, sus virtudes
y sus abyecciones; qué formas de vivir, qué sociedades han logrado prosperar y cómo, y lo mismo el por qué del asolamiento de otras. Por ejemplo: se aprende mucho con Tucídides y su GUERRA DEL PELOPONESO, por no darte otros mil ejemplos. Y con Gibbon, qué voy a decirte.
 Lo que no da el conocimiento de la Historia es posibilidad ninguna de predecir el futuro; porque cualquier discurso de la sociedad en cualquier sentido, puede verse modificado en cinco minutos por algo absolutamente imprevisto. El Historicismo es un profundo error intelectual que ha causado males muy lóbregos.
Por otra parte, el estudio de la Historia - y en esto le debo mucho a mis maestros Popper, von Misses, Hayek... - creo que debería ser la totalidad, o lo más cercano a ello, de la verdadera respiración de la sociedad, sus conquistas científicas, artísticas, comerciales,todo aquello que ha ido mejorando la Vida, y no la sucesión de los poderosos y su estela de crímenes; porque hasta los mejor intencionados, hasta los que podernos considerar como grandes gobernantes, chapotean en charcos de sangre. Hablemos de ellos, porque son cuentas del rosario de la Historia, y a veces sobre esa sangre se han alumbrado mundos muy considerables. Pero que su ejecutoria forme parte de una Historia más amplia, donde estén todos aquellos que han levantado sobre el mundo que estos iban trazando, precisamente la habitabilidad de ese mundo. Por ejemplo, si yo tuviera que hablar, para situarnos en algo actual, de quién es un verdadero benefactor, quién ha hecho la vida mejor, más agradable, embelleciendo y abaratando al mismo tiempo mucho de lo que nos rodea; quién ha creado riqueza y con ella puestos de trabajo; quién ha mejorado la vida de los españoles y de otras muchas naciones, no podría hablar de ningún político, casi todos mezquinos, detestables, depredadores, creadores de odio y miseria. Tendría que hablar de Amancio Ortega.
En fin... Seguiremos hablando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada